viernes, 9 de noviembre de 2007

LA FILOSOFIA DEL BONSAI

Tratar de explicar el trasfondo del bonsai supone intentar hacer comprensible una situación que incluso reputados orientales presentan de modo controvertido. Sería injusto penetrar en una realidad filosófico religioso tan compleja como la Japonesa a base de esquemas comprensibles y aceptables por parte de los occidentales. Hacerlo sería como tratar de medir el universo con un metro.
Sin embargo, si queremos comprender a fondo el bonsai, debemos esforzarnos en captar la realidad que va más allá del objeto. Ante todo, hemos de darnos cuenta de que el bonsai, como otra forma de arte, sólo podría desarrollarse en un determinado país, en Japón, donde existen las bases estéticas, filosóficas y religiosas adecuadas: el gusto por lo refinado en la simplicidad; el shintoismo (religión, filosófica, creencia nacional), cuya esencia más profunda permanece ligada a la comunidad con la naturaleza, y el espiritualismo Zen, que han introducido el Wabi y Sabi, concepto fundamentales que junto al Kami forma la conducción en la que se inspira el arte del bonsai.
Kami que también se puede traducir por “divinidad” se define, en realación a los bonsai, como espíritu, fuerza interior de las cosas, de los objetos creados por el hombre, de los acontecimientos naturales y también, como es obvio, de las plantas, ya que éstas puden ser fuerte de inspiración. Casi religiosa, y condicionantes de la vida de los hombres.
Wabi puede reconducirse, para los occidentales, hacia el concepto franciscano de la vida, al sentido del bienestar y satisfacción interior que podemos hallar al meditar a la grandeza de las manifestaciones naturales. Wabi expresa asimismo un concepto de modestia frente a la naturaleza, de aceptación de los acontecimientos naturales. Se trata de un concepto que, aunque no coloca al hombre en el centro del universo, le hace sentir parte de un plan universal.
Sabi es, en cambio, el placer de poseer, cuidar, amar cosas que el tiempo y el hombre han transformado, concepto en el que descansa el camino del paso del tiempo, de los elementos naturales que lo han moldeado y del trabajo y pensamiento de los hombres que lo han poseído anteriormente.
Pienso que, si una forma de amar y cuidar las plantas, tan extraña a la cultura occidental, se ha abierto camino en un mundo en el que el consumismo se acepta como filosofía de la vida, debe existir algunas razones para que haya sucedido así. Esta razón puede estar determinada por una postura de rechazo hacia un tipo de relación cada vez más mediatizada y artificial entre el hombre y la naturaleza. En un mundo que corre cada vez más aprisa, cultivar bonsai puede enseñar que la impaciencia es a menudo el fracaso, y que los fenómeno naturales como la sequía, la lluvia, la nieve, el hielo forman aún parte de nuestra vida cotidiana y que pueden contradecir nuestros deseos. Cuidar un árbol, comprender sus necesidades y sus exigencias, significa también comprender que nuestra propia supervivencia está ligada a las plantas. Al crear un bonsai, uno puede darse cuente, con sorpresa, de que la naturaleza no está al servicio del hombre.

9 comentarios:

Hebert Flores Vílchez dijo...

Estoy desarrollando una pequeña exposición para motivar a algunos amigos a cultivar este arte.

La información que aquí he encontrado me sirve de mucho.

Les daré referencias de este blog.

Gracias.

fabiober dijo...

Hola, estoy iniciandome en actividades con el Bonsai y trabajando tambien mi propio blog, hay elementos de sus escritos que me parecen muy interesantes para incluir en los escritos que quiero desarrolar.
Me permiten incluir su referencia para los apartes que escoja?

Gracias
fabioberon@yahoo.com.co

vicky dijo...

Hola Kokoro, me has caido del cielo.
Estoy preparando una palabras para la inauguración que llevaremos a cabo el día de hoy del Israel Bonsai Society,y en mis palabras quiero justamente mencionar el contacto que efectuamos con la naturaleza impregnandonos de armonia (wa), respeto (kei), purificación (sei), ku (espacio) y (Jaku) Tranquilidad.He complementado con la profundidad de tus escritos mis pensamientos.
Eres maravilloso. Gracias
Vicky
Bonsai.vicky@gmail.com

vicky dijo...

Hola Kokoro, me has caido del cielo.
Estoy preparando una palabras para la inauguración que llevaremos a cabo el día de hoy del Israel Bonsai Society. En mis palabras quiero hacer incapíe en la importancia del contacto que efectuamos con la naturaleza, impregnandonos de armonia (wa), respeto (kei), purificación (sei), ku (espacio) y (Jaku) Tranquilidad. He complementado con la profundidad de tus escritos, mis pensamientos.
Eres maravilloso. Gracias
Vicky
Bonsai.vicky@gmail.com

gabriero dijo...

Hola,
soy de Mexico y debo decirles que soy aprendiz en el hermososo cultivo del Bonsai, felicidades por su Blog y lo que dicen del alma del bonsai (kokorobonsai)

Saludos,
Gabrierou

Todo pasa por una razon dijo...

Es hermoso los bonsai.


Saludos,


Simple Torsion

Noa Poipoi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Noa Poipoi dijo...

saludos cordiales....no se puede negar ni ignorar la belleza de la naturaleza....pero me pregunto si de pura casualidad sabe sobre el uso de la filosofia del bonsai en terapias psicologicas??? se le agradece de antemano con o sin respuesta...

IsmaelO dijo...

Hola, buenas...
Tengo una duda un poco existencial con el arte de los bonsai... puesto que tengo ganas de iniciarme en este arte, pero me surgió la siguiente duda: ¿Al hacer un Bonsai, no estoy coartando la misma vida del árbol?
Entiendo que existen distintas formas de hacer un Bonsai, pero no dejó de llamarme la atención esta pregunta.
Saludos.